Gran Buenos Aires Norte (APCS)Gran Buenos Aires Norte (APCS)

domingo, 8 de abril de 2012

Las aguas servidas no pueden ser parte del paisaje, tenemos derecho a un ambiente sano.

Zanjas de aguas servidas a metros del tanque
 de agua potable en Grand Bourg.

APCS-MA por Jorge P. Colmán. Uno de los problemas de contaminación que vive Malvinas Argentinas es la ausencia de cloacas y la presencia de aguas servidad en la vía pública.


El porcentaje de habitantes que tienen cloacas en el distrito es mínimo, los proyectos que prometió el municipio son por ahora una promesa que alcanzará a muy pocos. Las consecuencias de este problema degradan la calidad de vida de los pobladores y en muchos casos forma parte del "paisaje" de la falta de infraestructura y la planificación urbana de las ciudades (hoy rompen las calles para arreglarlas pero no planifican ni agua ni cloacas).


"...El olor es nauseabundo, nosotros no sabemos que hacer con el zanjón, el municipio ni siquiera prometió una solución para que llegue el agua corriente o las cloacas, no quiero que mis hijos crezcan en esta mugre..." dijo una mamá del Barrio del Tanque. Otro de los vecinos especuló "...con suerte comienzan las lluvias de otoño y con ellas el agua corre, pero va otros barrios desparramando el agua sucia a otros vecinos..." Los olores que emana el agua contaminada es una de las causas que empeoran la calidad de vida de los pobladores y ante ella muy poco puede hacer el vecino de a pie.


El agua de las napas subterraneas tambien se esta resistiendo, en los años ´70 comenta un vecino del barrio Iparraguierre "...perforar para obetener agua era muy sencillo, a los 3 metros ya salía agua de las primeras napas y era buena, pero ahora para tener agua de mediana calidad hay que ir a mas de 60 metros..." Hoy, fruto del crecimiento de la población obliga a comprar agua en bidones cuyo procesamiento los vecinos desconocen.


Los zanjones son a veces "limpiados" por particulares arrojandola a las calles (lo cual distribuye las aguas contaminadas) para aplacar el polvo o a veces el municipio viene con las máquinas y saca con camiones el material sólido para que las aguas circulen (llevando las aguas contaminadas a las partes "bajas" de la ciudad o a los arroyos). Ninguna de las dos alternativas solucionan los problemas de contaminación, mas bien lo agraban distribuyendolo a otras zonas. Los arroyos transportan las aguas contaminadas hacia el Tigre y  al Río de la Plata y de allí al mar.


El gobierno municipal hace las cosas al revés (trata las consecuencias de un ambiente maltratado) haciendo hospitales, pero muy poco hace por prevenir las enfermedades. Con agua corriente y cloacas una enorme cantidad de habitantes enfermos no terminarían en un hospital. Lo cual significaría un enorme ahorro para los ciudadanos y el municipio en días de internación y medicamentos. 


No existen campañas municipales de tratamiento de aguas servidas domiciliarias. No se informa a los vecinos como deben hacer para mejorar su habitat, evitar los zanjonales o como hacer para que estos no emanen olor (existen formas sustentables para ello). La salud es un negocio y después un derecho en nuestra ciudad. Las autoridades deben recordar que terer un ambiente sano tambien lo es y construirlo es una tarea comunitaria. Los barrios deben organizarse para mejorar el hábitat, pero también para demandar lo que les corresponde. 


El reciente impuestazo debe ir a las demandas urgentes de las barriadas y la salud debe ser prioridad. ¿De que vale hacer hospitales si seguimos enfermando a la población con aguas subterráneas en mal estado, aguas servidas y sin cloacas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario